Seleccionar página

El yodo es un micronutriente que interviene en la función de nuestra glándula tiroides regulando la producción o no de hormonas tiroideas para que esta funcione de manera correcta.Los requerimientos diarios son de 150 microgramos al día, aumentándose en el embarazo  y la lactancia hasta 175 y 200 microgramos al día.

El origen del yodo es marino, por lo tanto, en una alimentación vegana, las algas son las principales fuentes de yodo.  Otra opción para conseguir los niveles de yodo diarios es el consumo de sal yodada, con media cucharadita ya llegaremos a las necesidades diarias.

¿Es recomendable comer algas?

Hay que tener un cuidado especial con las algas ya que contienen grandes cantidades de yodo y no se pueden incorporar a nuestra  diaria ya que pueden contener metales pesados o microplásticos. También pueden competir con la B12 a la hora de absorberse y falsear los resultados de las analíticas.

En caso de incluir las algas en nuestra alimentación hay que tener en cuenta que hay que hacerlo con mucha precaución, utilizando muy poca cantidad y en un máximo de 3 veces por semana. Si es posible es conveniente ponerlas a remojo unos minutos antes y tirando después el agua del remojo. La mejor opción puede ser utilizar la sal yodada.

¿Existen alimentos que entorpezcan la absorción de yodo?

Algunas verduras como como el col, el brócoli, la coliflor, el kale, las coles de Bruselas y la lombarda, si se consumen en crudo pueden interferir en la absorción de yodo, pero con un consumo de yodo adecuado no suponen ningún problema.

Referencias

  1. Casado, C. (s.f.). Yodo. Unión Vegetariana Española. https://unionvegetariana.org/textos-sobre-nutricion/yodo/

Abrir chat
Powered by